¡Suscríbete!

Es muy fácil estar al tanto de nuestras novedades, cursos y promociones, solo tienes que suscribirte a nuestro boletín de noticias.

¿Qué es el cambio?

¿Qué es el cambio?

Texto escrito por Carlos Sánchez Santos, alumno actual del Curso de Memorias 2015-16
¿Qué es el cambio?

Para saber si ha habido cambios sustanciales entre el hoy y el ayer, primero tenemos que definir que es el ayer, y a que nos referimos como cambios sustanciales.
Hace treinta mil años el hombre, tal como lo conocemos, ya habitaba la tierra. Ha pasado mucho tiempo, pero físicamente nos parecemos bastante, tenemos casi la misma estatura, dos ojos, dos orejas, una boca, y nuestras manos tienen cinco dedos cada una.
Hace seis mil años, en el neolítico, el hombre ya fabricaba herramientas y el tipo de alimentación de los cazadores-recolectores se asemejaba mucho a la de gran parte de la humanidad de hoy en día.
Por otra parte no puede negarse que ha habido grandes cambios y grande inventos que han hecho evolucionar a la humanidad. La rueda, no se sabe ni cuándo ni dónde, y la domesticación de los animales facilitaron mucho el trasporte de cargas pesadas, que hizo posible la construcción de pueblos y ciudades. La imprenta en siglo XVI, hizo posible la extensión del saber, y que millones y millones de personas puedan hoy leer y estudiar. La máquina de vapor, que dio origen a la revolución industrial, y al desarrollo de grandes barcos y más adelante a la aviación.
Los siglos XIX y XX están plagados de inventos en todos los campos del saber humano. La locomotora, el teléfono, la lámpara incandescente e incluso la aspirina y la Coca Cola se inventaron en el siglo XIX. El automóvil, el avión, la radio y la televisión, los ordenadores, los móviles, Internet, son algunos de los grandes inventos del siglo XX .
Sin embargo el hombre no ha cambiado tanto. El mundo sigue inmerso en guerras por doquier, y permanece el principio de que el mas fuerte puede, y de hecho lo hace, abusar a menudo del más débil. Solo se ve una mínima esperanza de cambio en la acción de las sociedades humanitarias, que cada día se dedican a ayudar a los más necesitados.
Hace poco leí la siguiente frase : “Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros.”
Pensé que era una frase adecuada al mundo actual, y mi sorpresa fue mayúscula, cuando descubrí que había sido escrita por Marco Tulio Cicerón en el siglo primero antes de Cristo.
Definitivamente los cambios en profundidad son minúsculos, y el parlamento español actual se parece  mucho al Senado romano, donde primaba más el interés de las distintas facciones o partidos, que el bienestar de los ciudadanos o de la república.

About the Author

Escribir comentario

ACEPTAR