¡Suscríbete!

Es muy fácil estar al tanto de nuestras novedades, cursos y promociones, solo tienes que suscribirte a nuestro boletín de noticias.

Cuentos de Navidad

Cuentos de Navidad

«Eternos» de Sonia Siverio Morales

Inhalé profundamente, el dulce olor a chocolate flotaba en el aire, di una última mirada sobre mi hombro y me escabullí sigilosamente por la puerta trasera de la casa mientras todo el mundo festejaba en el interior. Era una noche lluviosa, cogí el paraguas y me aventuré a entrar en aquel bosque que, siendo tenebroso para otros, a mi me resultaba algo mágico. Como cada 24 de Diciembre recorrí el camino entre la densa arboleda mojando mis pies en los charcos que se habían formado en la tierra y con la humedad clavándose en mi piel. La edad ya pesaba sobre mis hombros, sentía que en cualquier momento el cansancio me superaría y caería en un sueño sin fin. Con esfuerzo llegué al final del sendero. Me topé con aquellos majestuosos árboles que se entrelazaban entre sí, cruzando sus troncos y mezclando sus copas. Era el lugar en el que la conocí y donde sembramos la semilla de un amor inigualable. Miré el reloj, las doce en punto. 

La misma brisa que me arropaba cada año cuando visitaba ese lugar se hizo presente. Las hojas que cubrían el suelo bailaron de un lado a otro, la lluvia cesó un instante y tras un pequeño parpadeo ella apareció frente a mi. Su espíritu era tan bello y tan puro como lo recordaba. Me limité a observarla, como siempre, su mirada cálida reflejaba el amor que llegó a sentir por mí justo antes de que aquella enfermedad le robara los recuerdos de una vida plena y, más tarde, se cobrarase también su último aliento en una noche como esta años atrás. El único consuelo para mi añoranza era visitar este lugar cada navidad y sentir el calor de su presencia que aún siendo etérea era lo único que mantenía a flote mi cordura, ella era el único espíritu navideño que deseaba conocer. 

 Nunca supe con certeza porque era capaz de volver a este mundo, solo ese instante, solo para mi, tal vez su alma estaba ligada a la mía, así como estos dos árboles que habían crecido juntos estaban ligados el uno a otro por el resto de sus vidas y quizá tras la muerte de alguno de ellos, el otro seguiría soportando su peso hasta que ambos perecieran en alguna tragedia natural. 

Y así fue, cuando estaba frente a ella caí inconsistente sellando por fin nuestro destino, lo último que pronunciaron mis labios fue un sutil “te quiero”. Cuando mi alma abandonó mi cuerpo ambos nos fundimos en un deseado abrazo y nos mezclamos con aquellos árboles para seguir juntos, felices, eternos. 

«Gracias mamá» de Violeta Gutiérrez

Su ausencia cada año era más notable, en cada navidad, el vacío que ella había dejado era más latente, ella, la luz que iluminaba la casa, a pesar de la ausencia de una familia, sin ella todo era diferente, las estrellas brillaban con más fuerza, parecían celebrar la acogida de una nueva esencia en su universo.

Nunca me había gustado la navidad, pero desde aquel año, se había convertido una época del año completamente insoportable para mí, recuerdo con anhelo aquellas frías tardes que pasábamos juntas, las risas retumbaban por el salón, el aroma a galletas se extendía por toda la casa, aquel olor a navidad tan particular, que hacía ya dos años que no se sentía por ningún rincón de la casa.

Paseaba por la calle y veía todas aquellas familias felices, aparentemente sacadas de un anuncio, y a veces lo echaba en falta, hacía dos años ya, que mi luz, como ella la llamaba, se había apagado casi por completo, no me quedaban fuerzas para seguir, no me quedaba ilusión para continuar, la única razón por la que yo seguía adelante, era ella, su esencia seguía en algunas partes de mi vida, en pocas, pero en algunas seguia ahí.

La música, antes unas melodías sin sentido para la mayoría, se habían convertido en mi soporte para evitar la soledad, cada canción que había escuchado con ella, ahora ocupaba un pequeño hueco en mi corazón, una chispa que lograba recomfortarme de vez en cuando.

La presión en el pecho, la falta de aire ,los latidos del corazón acelerados,  los ojos humedeciendose de manera inevitable, todas aquellas sensaciones, las experimentaba cuando determinadas canciones llegaban a mis sentidos.

A veces, cerraba los ojos, y me imaginaba comenzando una danza sin fin, bailando y riendo con ella.

Momentos como esos hacían que la música, continuase siendo parte de mi vida, gracias a la musica, podía sentir su tacto otra vez, a pesar de que fuese solamente a través de mis imaginaciones.

Cada vez, quedaban menos días para noche buena, por lo tanto, quedaban menos días para que llegara el aniversario del día que decidió dejarnos, el día que dejó este mundo, y comenzó su nueva vida en las estrellas, ahí arriba, donde todos descansaban en paz, donde todos disfrutaban de una nueva vida, llena de sueños y alegría.

Era el día antes de nochebuena, quedaban menos de 24 horas para que llegase el gran momento para todas las familias, para mi familia también era un gran momento,pero no lo celebrábamos con gozo, si no con lágrimas y tristeza.

Miro hacia la entrada y allí está, aquel viejo árbol de navidad que nadie se ha molestado en cambiar desde que ella lo compro, todavía recuerdo el día que fuimos a aquel gran almacén.

Los había altos, bajos, de color verde y de color blanco, con luces y sin luces, había miles de árboles de navidad posibles, la gente se encargaba de expresar a sus invitados lo felices que eran y lo mucho que brillaba su árbol, daba la impresión de que competían, a ver quién era más feliz, quien tenía el árbol más bonito y brillante..

Sin embargo ella eligió el que a mí me gustaba, un pequeño y humilde árbol, de color verde, sin luces, ni cosas brillantes, pero para nosotras era perfecto, expresaba a la perfección, que a pesar de ser una familia pequeña, el amor estaba por todas partes.

Parece mentira que aquel precioso árbol fuese el mismo que descansaba en la entrada de mi casa, con ramitas rotas, lleno de polvo,y sin el brillo mágico que poseía años antes.

Me despierto con la luz del sol, automáticamente recuerdo que día es hoy, 24 de Diciembre, mi humor, se ve truncado irremediablemente, miro al cielo, y veo como el sol, brilla más que en todo Diciembre, me gusta pensar que significa algo, que ella de verdad está ahí arriba,y que me protege y me cuida.

Me visto con la ropa que llevaba aquel día, supongo que es una mala costumbre a la que me he habituado, me hace sentir más cercana a ella, más cercana a todo lo que pasó.

Todavía lo recuerdo como si hubiese sido ayer, era nochebuena, y yo me había olvidado mi regalo estrella para ella en casa de una amiga, me moría de ganas de darle aquel regalo, así que ella, a pesar de ser noche buena y casi de noche, cogió el coche y fuimos juntas a buscar el regalo, a la vuelta íbamos hablando de Papá Noel, y de los regalos que me iba a traer, cuando de repente, de una curva aparentemente invisible, salió un coche a toda velocidad, y chocó con nosotras irremediablemente, no tuve tiempo a reaccionar ni siquiera a articular un grito, lo siguiente que recuerdo es la camilla del hospital, a mi padre llorando a mi lado, diciéndome que no era culpa mía, que todo había sido, por una borrachera de navidad estúpida, tiempo después, entendí que ella se había ido, todo por culpa del alcohol, todo por culpa de alguien, que no había echo caso a los múltiples avisos que se daban en la tele, en los periódicos y en todas partes.

Desde entonces mi vida se ha ido convirtiendo en un pequeño infierno diseñado especialmente para mí, mi padre, al no poder soportar la perdida de su amada esposa, se dio al alcohol, se sumergió en una horrible nube de adicción, y yo, no podía ni mirarle a la cara, gracias a él y a su adicción, yo recordaba todos los días que aquel accidente había sido culpa mía, que si yo no hubiese olvidado aquel bonito dibujo, jamás habríamos salido de casa.

Mamá, te necesito, necesito tu presencia en mi vida, se que pronto te veré, y bailaremos en las estrellas.

About the Author

Escribir comentario

ACEPTAR
Aviso de cookies