¡Suscríbete!

Es muy fácil estar al tanto de nuestras novedades, cursos y promociones, solo tienes que suscribirte a nuestro boletín de noticias.

«Asier» de Enrique Esteban de Cáceres

¿Cuál es la definición de la oscura? Hacer lo mismo una y otra ve esperando obtener diferentes resultados. En caso de Asier, quizás eso de hablar solo es un poco preocupante, pero se lo perdonamos porque hay cosas más importantes que decir.
Creo que hay que empezar por lo importante : su capacidad de resistencia. Muchos creen que los niños no son crueles, pero diferencian y excluyen a las personas diferentes. Todos nos creemos que los lazos de la familia son indestructibles, pero no hacer lo que deberías te trae problemas. Y no hablemos de que todos los sueños se cumplen , porque no todos medimos dos metros y corremos las cuatro vueltas a la cancha en tres minutos; pero lo importante es no rendirse, seguir adelante incluso de todas tormentas, sonreír todos los días y dar lo mejor de uno.
Que entre batalla y batalla, libro y libro, día y día y persona y persona, él sabe darle la vuelta a las cosas y mostrar el verdadero significado de la residencia. Ese es Asier, que pasó de superviviente a guerrero

«Nazayda» de Iris Paz García

Creo que yo misma estaba más nerviosa que ella. Sentía un sutil cosquilleo en la punta de los dedos. Tomé el libro otra vez entre mis manos y releí algunos de mis pasajes favoritos mientras acariciaba la textura de las páginas. Me dejé seducir una vez más por las palabras de su autora hasta entrar en un estado de embriaguez literaria. Me dejé llevar por su imaginación desbocada, por su inventiva sin ataduras.
Cuando ella salió al escenario, hubo una ovación generalizada entre el público y yo aplaudí hasta que las palmas de las manos adquirieron un tono rojizo. Era su primer libro publicado y yo había tenido la suerte de acudir a la presentación del mismo.
Volví a observar con detenimiento sus pantalones tejanos, sus tenis y ese collar de una piedra negra que siempre llevaba colgado al cuello. Ella era el ejemplo de que lo extraordinario permanece en la cotidianidad de las cosas. Tenía la misma maestría a la hora de escribir que de hablar. Se expresaba con criterio, propiedad y fundamento. Era la ola a contracorriente. Sus textos eran oscuros pero jamás había hallado tanta luz en una persona. Se había desintegrado en cenizas y se había reconstruido tantas veces que había logrado volverse invencible. Y aunque ella pensara que cualquiera sería capaz de apagarla con un poco de agua, yo sabía que un fuego como el de ella se expande y resurge con más fuerza. La eterna incomprendida, la contradicción, la oveja negra. Pero también la chica de hierro, reina de las palabras, la singularidad hecha persona. Era Nazayda.

«Elena» de Sonia Siverio Morales

Había leído hasta la última página, sin embargo, no estaba del todo conforme con la historia y automáticamente comenzó a tejer hileras de ideas para formar un desenlace más adecuado.
De pronto todo desapareció a su alrededor, el mundo oscureció durante unos segundos, parecía que flotara y sintió como nunca antes en su vida un intenso temor a lo desconocido, la oscuridad cesó y cuando sus castaños ojos se acostumbraron nuevamente a la luz pudo distinguir a la perfección el paisaje que había imaginado detalladamente un rato antes mientras leía.
La gente iba y venía por las calles de aquel misterioso pueblo cuyas historias ya estaban en la conciencia de ella.
Entonces se dio cuenta de que todo transcurría tal como narraba el libro y se preguntó cuál sería su papel en aquella escena, por un momento le pareció divertida la situación y recorrió el escenario intentando resolver sus incógnitas.
Varias personas se acercaban a ella y le hablaban, luego ella citaba las palabras que debía para adherirse lo más posible a los diálogos de esa mediocre novela, así descubrió a cuál de los numerosos personajes representaba.
La euforia de haber traspasado el límite de su imaginación no le dejaba pensar con claridad por lo que se limitó a seguir la trama.
Llegado el final de la historia, la adolescente pudo razonar por primera vez recordando que su personaje fallecía a manos de su hermana mayor en medio de un horrible ataque de celos.
Intentó huir completamente atemorizada por no saber qué pasaría en la realidad si moría en la ficción, pero su cuerpo no obedecía las órdenes de su cerebro, se volvió un ser mecánico, estaba encarcelada en sí misma.
Deseó volver a su vida, a su Instituto para seguir cursando el bachillerato de humanidades, a ver a su familia, que aún estando rota seguía unida, quería regresar a su escuela literaria a la que acudía todos los sábados para plasmar toda la imaginación que la había llevado hasta esa situación en relatos escritos con trocitos de su alma.
Pero todo eso había quedado atrás, desapareció en cuanto no pudo evitar la muerte de su personaje.
El libro cayó en el olvido y nunca se supo más de aquella niña de mente fantasiosa, nunca se supo más de Elena.

«Iris» de Nazayda Beatriz Balmaseda Ramos

Los sueños corrían por su extraña mente, atestada de pensamientos fuera de lo común, mientras miraba al frente en medio del patio de recreo, como una leona que se niega a cazar por razones morales, rodeada de iguales que no comparten sus creencias. Sus pensamientos eran interesantes y fantasiosos. Creaba un mundo sólo para ella, en el que las cosas eran diferentes y los objetos de su imaginación cobraban vida. Sus ojos, expresivos cómo ventanas hacia su alma, daban la impresión de que ella no estaba, pues se encontraba muy lejos de allí. Un niño se le acercó, sacándola de su ensueño con palabras desagradables y motes denigrantes. Ella simplemente le contempló, mientras él no paraba de hablar. Su rostro no denotaba tristeza, ni dolor, ni nada que se le pareciese, ya lo había sufrido demasiadas veces cómo para sentir semejantes sensaciones. Para sorpresa de todos los que los rodeaban, su rostro reflejaba serenidad y curiosidad, curiosidad hacia un carácter como el de quien se encontraba a poco menos de un metro de ella. Comenzó a cavilar sobre la mente del agresor, deteniéndose en las razones por las cuales se comportaba con tan necia actitud. Se quedó allí un rato, impune ante los gritos y desplantes del niño, hasta que encontró repuesta a su pregunta, formulada en los anales de su mente: ¿Por qué?
«Porque se siente inseguro» dijo una vocecilla inquieta en su interior. Ella comprendió, y dejó de sentir curiosidad por aquél espécimen, comenzando a sentir una inusitada lástima. La sirena sonó, cortando al niño en el cenit de su nocividad, y la abandonó, dejándola otra vez sola con sus pensamientos, que eran compañía más que suficiente. La niña atravesó la puerta de vuelta al aula, sumergiéndose de nuevo en su pequeño escondite, el de un ser cuya mente no conocía límites, cuya mirada iba más allá de lo conocido, traspasando la puerta a lo único. Sumergiéndose de nuevo en el capullo de una hermosa mariposa cuyas armas eran palabras y sus regalos, pensamientos

«Nazayda» de Diego Sicilia Mora

La luz atraviesa sus binóculos. Unos pantalones olgados sobre sus piernas. Su melena oscura, ondulada, cambiaba de tonalidad según sus movimientos. Una expresión firme y segura escondía todo el dolor que algún día se pudo ver.
Una sonrisa se veía remplazada por un escalofriante texto. Una madurez infinita únicamente interrumpida por una dulce risa. Un porque esperando encontrar una respuesta. Un escudero cansado de ser un escudo y anhelando ser una lanza.


About the Author

Escribir comentario

ACEPTAR
Aviso de cookies